lunes, 29 de junio de 2009

Apocalipsis 15: Las Siete Plagas Postreras



Apocalipsis15:1-4
1 Vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios.
2 Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios.
3 Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos.
4 ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado.

La pausa del capitulo 14 ahora sigue el juicio con los Ángeles y las siete plagas postreras que marcarán la consumación de la Ira de Dios. Aquí vemos los mártires de la tribulación celebrando la victoria que Dios hará sobre la bestia y cantan la cántico de Moisés.

Es importante resaltar que estos siervos son victorioso aunque es obvio que perdieron sus vidas en la tribulación. Para Dios el hecho que resistieron hasta la muerte y fueron fieles a Dios es la victoria y su descanso ya empezó. Ver Exodo 15:1-21

Los siete Ángeles salen del Tabernáculos del Testimonio. A estos Ángeles se les entrega las copas y las plagas que consumarán la ira de Dios. Salen del templo y el mismo se llena de la presencia de Dios, como cuando la dedicación del primer templo, el que construyo Salomón.

Apocalipsis15:5-8
5 Después de estas cosas miré, y he aquí fue abierto en el cielo el templo del tabernáculo del testimonio;
6 y del templo salieron los siete ángeles que tenían las siete plagas, vestidos de lino limpio y resplandeciente, y ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro.
7 Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive por los siglos de los siglos.
8 Y el templo se llenó de humo por la gloria de Dios, y por su poder; y nadie podía entrar en el templo hasta que se hubiesen cumplido las siete plagas de los siete ángeles.

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Sweet Tomatoes Printable Coupons